Las guerras de precios son cosa del pasado. Las nuevas corrientes del Marketing (auspiciadas por los hallazgos académicos) desechan las viejas ideas de que la batalla por el consumidor está en los precios, la distribución o la promoción y se enfocan en la fidelización de los clientes mediante intangibles para apuntalar el crecimiento de las firmas. La arquitectura de marcas se destapa ahora como una herramienta inmejorable para la consecución de estos objetivos.

Contar con una cultura corporativa sólida y definida y comunicarla adecuadamente se ha convertido en un activo estratégico para las empresas a la hora de atraer y retener talento. Los profesionales de alto potencial demandan mucho más a las compañías que en el pasado. Eso hace más complejo el proceso para captar talento, pero brinda una oportunidad a las empresas de ser más eficientes y productivas.

En DeFacto diseñamos y organizamos para BIMATEC SORALUCE unas jornadas tecnológicas en su sede en Limburg, Alemania. En el evento se presentaron los desarrollos más recientes de la compañía y se realizaron demostraciones en vivo para comunicar a sus clientes el liderazgo tecnológico de la empresa.

En DeFacto trabajamos junto a Fagor Arrasate en el diseño y organización de una jornada técnica con clientes del Grupo Volkswagen. Se buscaba demostrar su potencial de servicio y desarrollo tecnológico y abrir la puerta a mayores colaboraciones en el futuro. Tras asistirles hace un año en la inauguración de su planta de servicio en Hipoltstein (Alemania), el mismo escenario sirvió esta vez para comunicar la vocación de Fagor Arrasate de ser un partner de confianza.

Los últimos informes sectoriales coinciden en señalar la misma tendencia: las marcas que siguen confiando todos sus recursos en estrategias de storytelling empiezan a perder fuerza. Por el contrario, las que dirigen su estrategia de marketing a generar una percepción de Utilidad Positiva logran aumentar de manera radical la valorización de sus marcas. Pero, ¿qué es la Utilidad Positiva?

En el último artículo de #DeFactoTrends analizábamos la acción publicitaria de Nike para dar el salto total al marketing comprometido o con causa. Cada vez son más las compañías que comprenden que invertir en el área social no solo no va en contra de sus intereses empresariales, sino que les puede reportar beneficios. Pero, ¿cuál fue la primera empresa que se atrevió a explorar esta vía? Os invitamos a un viaje que nos llevará hasta la icónica Estatua de la Libertad.

La reconocida revista alemana de máquina-herramienta MM Maschinenmarkt otorgó a Soraluce uno de sus prestigiosos premios “MM zur AMB 2018” a la innovación en el sector de la metalurgia.

Jornada de Puertas Abiertas de Bimatec Soraluce en Alemania

En DeFacto llevamos años trabajando junto BIMATEC SORALUCE para consolidar su liderazgo en Alemania, Austria, Suiza y Holanda. Tras diseñar su estrategia de posicionamiento, detectamos la necesidad de adaptar su cultura corporativa y organizativa. Se buscaba así que la propia organización reflejara en su desempeño cotidiano los atributos de marca que querían comunicar. El resultado del proyecto ya se ha reflejado en sus resultados.