Es la parte más olvidada de la comunicación. No se pueden generar marcas y posicionarlas si no tenemos apóstoles de la misma. Los instrumentos de marketing y comunicación pueden funcionar muy bien, pero necesitan tener en cuenta a las personas que trabajan en la empresa, ya que ellas son sus verdaderas transmisoras. Una persona que vive la cultura de su empresa, cree en ella y está orgullosa de ella será la mejor transmisora de la marca.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *