Pensar que hacer una campaña bonita, catálogos muy bien diseñados para una feria y poner imágenes chulas en un stand van a hacer que nuestra marca se posicione y que los clientes nos prefieran es un grandísimo error.

Puede que el cliente no se fije en anuncios (está saturado ya de verlos), no lea tus mensajes en el stand porque para cuando llega al tuyo ya ha visto otros y está cansado, no tiene ganas de leer… Puede que lo que vea en uno lo esté viendo en todos: soy el más fiable, el más rentable, el más guapo, el más alto… Dejemos de pensar en nosotros y comencemos a pensar en lo que el cliente siente y necesita. Hablemos como él.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *